sábado, 14 de abril de 2012

Sailor Moon y Los Star Warriors; Capítulo 0.25



Sailor Moon
y
Los Star Warriors
Los Star Warriors Evolution, Episodio Especial.
Capítulo 0.- Dimensión “S”.
S.C. 0.25 – El planeta de Fuego.
Sailor Star Healer miró con un profundo dolor cómo desaparecía el hermoso jardín que tanto se había dedicado a cultivar. Los restos de flores muertas y hojas de plantas destrozadas llovían tristemente alrededor. Entonces ella levantó la vista y lo vio. Hacía menos de 10 minutos que había llegado y todo se había convertido en un infierno. Y todo el mundo estaba tan ocupado con la reconstrucción del planeta que nadie se percató de su aproximación. Cuando llegó ya era demasiado tarde. Un ciento y un poco más de trabajadores había muerto antes de que las primeras Sailor Star Lights en entrenamiento llegaran a hacerle frente.
Nunca nadie había visto algo como él. Era un monstruo humanoide con características insectiles. Parecía un escarabajo, con una poderosa armadura negra que protegía todo su cuerpo. Usaba armas y poderes de destrucción muy intensos, con los cuales se iba abriendo paso en dirección al palacio, mientras las jóvenes Sailors iban cayendo gravemente heridas.
El monstruo llegó hasta un parque que se extendía frente al palacio, lleno de jardines, árboles frutales, y las más hermosas flores. Las Tres Sailor Star Lights más poderosas junto con su Reina y algunas otras personas de mucha confianza habían trabajado personalmente en ese parque, en la construcción de sus caminos, senderos, lagos, fuentes, estanques ríos y jardines. Cuando el monstruo llegó, Sailor Star Healer estaba trabajando en su jardín. Al oír todo el caos y el desorden volteó en busca de su origen, sólo para descubrir cómo se iba desintegrando poco a poco el producto de todos sus esfuerzos invertidos en la reconstrucción del planeta. Sin dudarlo un solo segundo, ella salió al encuentro del enemigo.
El alboroto no tardó en llamar la atención de Sailor Star Maker, Sailor Star Fighter y la Princesa, quienes de inmediato partieron en ayuda de su compañera. Cuando llegaron al campo de batalla, el monstruo acababa de destruir el jardín en el que Star Healer había trabajado personalmente con tanto esmero. Healer, por su parte, se hallaba devastada, no solo por la destrucción de su hermoso jardín, sino por lo imponentemente fuerte que había demostrado ser el monstruo. Sin embargo, todo esto no le importó, y llena de ira se lanzó nuevamente en un ataque frenético. Fighter y Maker no perdieron el tiempo y corrieron a auxiliar a su compañera, no sin antes, advertirle a su Princesa que se pusiera a salvo.
La pelea dio comienzo, y se vio muy marcada la diferencia entre la resistencia que ofrecían las Sailors en entrenamiento a la que daban estar tres más experimentadas. Mientras tanto, la confusión que reinaba en todos era mayúscula. Nadie entendía cómo era que había aparecido un monstruo o lo que éste estaba buscando. Sin embargo, lo mismo que ya habían comprobado las Sailors en entrenamiento fue también latente para las tres guardianas de la Princesa… la armadura del monstruo era impenetrable, y los ataques prácticamente no le hacían ningún daño. Pronto se vio la diferencia, las energías de las Sailor Star Lights iban mermando mientras que el monstruo conservaba casi intacto su nivel de energía.
Desde lo alto, la Princesa veía como sus guerreras se iban debilitando y perdiendo ventaja contra su adversario.
— ¡Que divertido es todo esto! —Se reía el monstruo. —Las tres están perdiendo su poder. Después de esto capturarlas junto a su princesa será un juego de niños.
Las Sailor Star Lights escucharon aquella amenaza y haciendo acopio de sus fuerzas se lanzaron en un ataque mucho más desesperado. Todo parecía indicar que uno de sus grandes temores se había hecho realidad. El terrible Caos estaba de regreso y buscaba vengarse de ellas.
La  princesa, que había estado viendo y escuchando todo, sintió su corazón arder. Cuando las Sailors cayeron una vez más, ella se llevó las manos al pecho y sujetó con fuerzas su dije. Se trataba de una piedra de cristal con los colores del fuego resplandecientes. Y mientras lo sujetaba con una mano, con la otra sacó un prendedor con forma de estrella de su bolsillo.
— ¡NO! ¡Princesa, no lo hagas! —Gritó Sailor Star Fighter que fue la primera en percatarse de lo que pretendía su princesa.
— ¡El Cristal de fuego es la única esperanza que nos queda para reconstruir este planeta! —Suplicó Sailor Star Maker.
— ¡Y si lo usas así podrías morir! —Le recordó Sailor Star Healer.
— ¡Es necesario, muchachas! ¡Sólo así podremos proteger nuestro planeta! ¡Es necesario que use el poder del fuego para derrotar a este enemigo!
Y pese a las protestas y súplicas de sus Sailor Scouts la princesa colocó el dije en el centro del prendedor con forma de estrella, y éste se transformó. Tomó la forma de una diadema con un micrófono integrado. El monstruo avanzó hacia la princesa y ella se apresuró a colocarse la diadema, lista para entrar en acción.
— ¡Poder de Fuego Estelar! ¡Transformación!
Y tras un destello de música, luces y colores, una nueva Sailor Scout apareció: con formas mucho más evidentemente femeninas; su uniforme, en cuanto a diseño, idéntico al de las Sailor Star Lights pero en colores rojos y dorados; su larga cabellera, en lugar de su elegante tocado de princesa, venía formando una preciosa trenza roja como el rubí.

—Atravesé por la oscuridad del universo, y mi cuerpo ardió como el fuego para darle vida a este planeta. No permitiré que lo destruyas. ¡Soy una Sailor Star Light que lucha con el poder del fuego! ¡Sailor Star Fire!
—Esto solo se pone más interesante. —Se burló el monstruo, y salió en envestida a tacar a la nueva Sailor.
— ¡Centellas del planeta de Fuego! —Conjuró Sailor Star Fire y la ráfaga de su poder fulminó al monstruo
Cuando la humareda terminó todas pudieron ver, con mucha emoción, que el ataque de Star Fire había logrado algo grande contra su enemigo. El monstruo sangraba una especie de líquido verdoso por una fisura en el brazo izquierdo de su armadura. El resto de las Sailors no quisieron desaprovechar esta oportunidad.
— ¡Láser de Estrella Fugaz!
— ¡Estrella de Sailor Maker!
— ¡Infierno estelar de Healer!
Los tres ataques se concentraron en la pequeña fisura de la armadura del monstruo, y al incorporarse éste, todas festejaron su efecto. El monstruo había perdido el brazo y sangraba gravemente. Y mientras éste se quejaba de dolor, las tres Sailor Star Lights hicieron acopio de fuerzas para andar y reunirse con su princesa, ahora una Sailor Star Light más.
— ¡Princesa! —Exclamó Sailor Star Fighter. — ¡Lo has logrado!
— ¡Y el Cristal de Fuego está tan fuerte como antes! ¡No sufrió ningún daño! —Festejó Sailor Star Healer al observar el prendedor que ahora Sailor Star Fire llevaba en el pecho.
—Ahora debemos pensar en cómo terminar de una vez por todas con este monstruo que tanta destrucción ha causado en nuestro planeta. —Sentenció Sailor Star Maker.
— ¡Espera un momento, Maker! —Intervino Sailor Star Fire. —Antes de destruirlo me gustaría que lo interrogásemos. Quiero saber a qué nuevo enemigo nos enfrentamos esta vez y por qué nos atacó precisamente aquí.
Pero mientras hacían estas reflexiones un ruido llamó su atención, parecido al sonido que hacen las cosas viscosas y pegajosas al deslizarse, para después terminar con un sonido metálico cual golpe seco. Las cuatro voltearon a mirar solo para caer presas del pánico. El monstruo había regenerado su brazo, su armadura se encontraba como nueva, y su actitud demostraba que estaba más que dispuesto a volver a atacar. No lo podían creer. Las tres guardianas de la princesa ya no tenían fuerzas para seguir luchando, y era poco probable que Sailor Star Fire tuviera éxito de nuevo, además del fracaso que suponía de antemano el saber que el monstruo podía regenerarse.
El monstruo tomó su espada y corrió a toda velocidad contra las Sailors. Sailor Star Fire preparó su defensa mientras las otras 3 solo cerraron los ojos deseando que un milagro las salvara. ¡Y el milagro ocurrió! En el cielo y por detrás del monstruo apareció un círculo plateado, como si una luna brillante hubiese surgido de la nada. Luego, sobre esa luna, una línea o franja azul comenzó a dibujar algo muy parecido a una estrella, que lo hubiera sido de no ser porque le faltaba una sola línea para estar completa. Enseguida las líneas que formaban aquella figura se separaron abriendo un túnel profundo y brillante en lugar de aquel gran disco plateado. Y del centro de aquel extraño túnel apareció una hermosa guerrera empuñando una filosa espada con la cual cortó uno de los cuernos del casco del monstruo, el cual quedó paralizado ante la aparición de esta nueva oponente inesperada.
La guerrera aterrizó muy cerca de las Sailor Star Lights, haciendo ondular su cabello dorado con el viento y permitiendo que la luz del sol hiciera brillar su uniforme dorado de Sailor. Las Sailor Star Lights no lo podían creer, cuando Sailor Galaxia se incorporó y les dedicó una cálida sonrisa a manera de saludo.
— ¡Galaxia! —Exclamó Star Fire sin poder contener su sorpresa.
— ¡Kakyuu! Me da gusto volver a verte. ¡Te sienta bien ese uniforme! ¡A ustedes también, me da gusto verlas chicas! Aunque se ven muy desmejoradas. —Fue el saludo de Sailor Galaxia. —Ahora permítanme, que yo me haré cargo de este monstruo.
Y al decir esto se giró para enfrentar al enemigo. Sin embargo, comprobó con decepción un pequeño inconveniente: El monstruo había regenerado el cuerno que ella misma le había cortado. Galaxia paró su paso en seco y permaneció reflexionando.
— ¿Qué te pasa? ¿Ahora tienes miedo, después de haber llegado tan valiente y altanera? —Preguntó el monstruo de manera irritante.
—No es eso, —respondió Galaxia omitiendo el tono de su adversario, —lo que pasa es que hace solo un par de minutos acabo de pelear con un monstruo similar a ti, y con esa misma fastidiosa habilidad de regeneración. Pienso que sería oportuno que evitásemos una pelea que de entrada sería muy desgastante debido a ese poder tuyo, contra el que tengo pocas ventajas. ¿Tú qué opinas?
El monstruo se quedó confundido por un segundo, pues la queja era indudablemente dirigida a él, pero la última pregunta era difusa… como si le estuviera hablando a alguien más, y él no se había percatado de la presencia de nadie más en la misma dirección entre Galaxia y él. Sin embargo, una resonante voz masculina y juvenil a sus espaldas aclaró la duda, sólo para dejar que lo invadiese el terror al comprobar de quién se trataba.
—Estoy de acuerdo, Galaxia. —Dijo un guerrero que se aproximaba tranquilamente al lugar de la pelea.
Las Sailor Star Lights no lo conocían. Estaba envuelto en un destello que simulaba llamas verdes emanando hacia el cielo, vestía un traje y armadura de color blanco con franjas azules a los costados y un dragón dibujado en el pecho; tenía alas redondas como de mariposa gigante, también blancas y con su respectiva franja azul; una cola larga y ondulante, los ojos color azul brillante y el cabello color verde resplandeciente, cual fibras de esmeralda.
—Lo mejor será evitar una pelea desgastante e innecesaria. —Completó su frase el guerrero y apuntó al monstruo con una pieza de metal azul ovalada.
Con un miedo descontrolado por haber reconocido al guerrero y lo que pretendía hacer, el monstruo emprendió el vuelo en veloz huida. Pero no había avanzado mucho cuando chocó de frente con el mismo guerrero, que había volado más rápido y había llegado antes que él para bloquearle el paso.
— ¡Evolutor, Captura!
El monstruo intentó huir una vez más, pero fue atrapado por un haz de luz color turquesa que brotaba de aquella pieza ovalada que sostenía el guerrero con su mano. El monstruo gritó y se retorció un par de segundos, mientras su energía parecía estar siendo absorbida por el guerrero y su “evolutor”. Entonces el monstruo estalló en cientos de puntitos de luz blanquiazul que volaron inmediatamente hacia el evolutor. El haz de luz desapareció, el guerrero colocó el evolutor en su muñeca y extendió rápidamente su mano haciendo gesto de haber atrapado algo en el aire.


Continuará…

-------------------------------------------------------------------

En el Siguiente sub-capítulo:
Tras esta nueva victoria, Sailor Galaxia les presenta a las Sailor Star Lights a su compañero de viaje. Time One no solo se encargará de restaurar los daños provocados por el monstruo, sino que, además, les compartirá un mensaje de suma importancia… el mismo mensaje que ya había compartido con Galaxia. Las Sailor Star Lights tomarán una decisión trascendental para sus destinos…

SM&SW-0.26: Protejamos a Sailor Moon.

“Mantén a tus amigos cerca, y a tus enemigos más cerca”. Y si esa Sailor Scout que llegó a ser tu gran enemiga ahora viene a demostrarte que ha cambiado, y que puede ser tu amiga… ¡Qué mejor!
*La imagen de Sailor Star Fire está hecha con la tecnología de Doll Divine: http://www.dolldivine.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada